Ayer hacerte hombre, hoy hacerte un blog

blog-arbol-hijo Sigue leyendo

Te asombraría como habla el cubano hoy

Una vecina me cuenta de sus experiencias cuando fue a un país extranjero (ya se puede). Resulta que en una ocasión caminaba por un espléndido boulevar de aquel sitio y hacia ella se dirigía lo que describió como un “hombrón”, o sea en sus palabras, el típico prototipo de hombre europeo, alto, atlético, de facciones finas y blanco como papel.
Me cuenta que tanto le llamó la atención que no pudo más que agenciárselas para tropezar con tal galán. !Y quien le hubiera dicho a usted que en el tira y jala del encontronazo “fortuito” el hombre le suelta un:
-!Ay coño, disculpa!
¿Qué, qué?-pensó mi amiga-Nada más tuvo que abrir la boca y a mi se me cayó mi sueño de cristal, !cubano, el tipo era cubano! Sigue leyendo

Que nadie se asombre: ¡la Moringa de moda en Cuba!

Árbol de moringa

Árbol de moringa

Al principio pensé que era un chiste de mal gusto de mis compañeros. Pero al rato comprendí que, dejando a un lado las frasecitas profanas y los juegos de palabra con la dichosa moringa, había algo en serio: se trataba de “el árbol de la vida”, como luego vi que la denominan algunos medios nacionales.Se trata de una planta con excepcionales propiedades nutritivas y curativas. De este modo, especialistas confirman que, gracias a su elevado contenido de vitaminas, proteínas, minerales y aminoácidos esenciales, la hace útil e ideal para prevenir y combatir múltiples enfermedades. Es, además, una de las fuentes más poderosas de antioxidantes naturales que existe. Sigue leyendo

¿FUMAR O NO FUMAR?, AHÍ ESTA EL PROBLEMA

Un reportaje investigativo sobre el dañino hábito en Camagüey, Cuba
No fume, viva mas

Yadira Núñez Figueredo y Fidel Alejandro Manzanares Fernández (estudiantes de Periodismo, Universidad de Camgagüey)
Yoan caminaba sin prisa por una de las calles más céntricas de la ciudad. Constantemente hacía señas a otros transeúntes como si se tratase de un código internacional, mas solo veíamos la toma de su delgada silueta de espalda. Pronto decodificamos el mensaje emitido por este joven de apenas 18 años, quien realmente pretendía encenderse los motores con la “pólvora” acumulada en sus bolsillos. Sigue leyendo

PARA LO QUE HEMOS VENIDO AL MUNDO

Un reportaje sobre la presencia la corriente Emo en Camaguey

Le enciendo un cigarro a la nostalgia. Mis ojos azules esbozan una lágrima que se torna una línea negra en mi rostro. Mi mente retoza la idea de compensar ese dolor con uno externo, podría ser un golpe, una cortadura en mi brazo quizás. Soy Emo.

¿Qué soy?

El nombre Emo surgió de Emotional (emocional en español), actitud que identifica actualmente a un segmento de la juventud mundial caracterizada por ser más dados a la sensibilidad y los sentimientos. También sobresalen por tomar la depresión como una actitud casi constante .Esta tendencia surgió en los años 80 del siglo XX en el continente europeo como un estilo musical derivado del Punk hardcore americano.

Los emos son fáciles de identificar por su ropa ajustadísima, peinado que cubre parte de la cara, el maquillaje bien oscuro, las perforaciones en l cara sobre todo, zapatillas Converse o Vans, muñequeras a rayas, chapas y sudaderas con capucha. Pero no todos los que asumen esta vestimenta se consideran de ese grupo, ni comparten la misantropía que los distingue.

Emos llegan a Camagüey

No se sabe exactamente cuándo esos patrones se introdujeron en la Isla, pero ya en 2004 empezaron a surgir grupos en La Habana que asumían espacios “para atenuar las depresiones”. Poco a poco empezaron a agruparse en el ya famoso parque de G jóvenes de diversas tendencias, entre las cuales sobresalían los Emos.

Pero no es hasta uno o dos años después que llega el estilo Emo a Camaguey, construyendo su espacio en la ciudad junto a mickis, rastas, frikis y otras subculturas urbanas.

Al respecto nos comenta Dianne Romero Varona, una joven Emo de 17 años:

Creo que en realidad los Emos en Camaguey no son como deberían ser. Muchos no tienen mucha información sobre ello. Aquí dondequiera que se para un Emo lo discriminan. Nos ven como una cosa extrañísima. Además creo que lo peor del caso es que estamos muy dispersos, no somos un conjunto unido como lo son en La Habana, por ejemplo. Además como somos pocos, nos tenemos que relacionar con otros grupos”

Ciertamente la comunidad Emo de Camaguey está integrada por un grupo bastante informal y en algunos casos distante unos de otros. Quienes la integran son adolescentes y no abunda el género femenino. Los lugares frecuentados son principalmente el Café Literario “La Comarca”. También participan en las llamadas fiestas “House”, conciertos, peñas de Rock y otras manifestaciones artísticas, fundamentalmente las que se ofrecen en la Casa del Joven Creador.

 

El ser o no ser de los Emos

Es cuestión de época”, explica la psicóloga Yessabel Gómez Sera, quien realizó una investigación titulada ¿Cómo son los emos cubano? sobre los adolescentes que buscan su identidad, desde la cultura Emo. Desde su punto de vista, “(…) ahora son los emos, pero en su momento fueron los hippies, los fikis o cualquier otro tipo de grupo. De alguna manera, el adolescente busca diferenciarse o llamar la atención por encima de todos. Ellos están más frágiles emocionalmente: lo mismo en baja que en alta.

Es precisamente este sentido melancólico de las cosas de la vida lo que los lleva a las cortaduras. Un hecho reprobable por muchos y ciertamente incomprensible por quieres estan fuera de este mundo

La persona Emo cuando se siente deprimida trata de compensar ese dolor con otro en la carne, con un dolor externo, un golpe o una cortadura. Yo lo hice al principio como muchos de nosotros. Pero no es un requisito para ser Emo ni nada de eso, lo haces si lo sientes solamente”.

Explica Juan Carlos Socarrás Almanza, Emo por tres años ya, quien empezó en esta tendencia con 17. En su experiencia personal confiesa que tuvo mucho que ver con una decepción amorosa que lo llevó a un elevado nivel depresivo. Luego se interesó por lo que significaba ser Emo y se sintió identificado con sus preceptos.

Me gusta ser Emo también por la música. Mis grupos favoritos son Tokio Hotel, Panda, 30 seconds to Mars, Escape the Fate y otros, generalmente las personas empiezan a relacionarse con los Emos por la música y por la onda y la pinta diferente que tenemos .Pero creo que hay muchs que dicen ser emos y no lo son porque no saben realmente lo que significa”

En la sociedad cubana, la tendencia Emo se ha desarrollado esencialmente sobre la base de la imagen. Gran parte de los jóvenes que virtualmente se consideran como tales, incluso ignoran su verdadero significado.

Los que si lo comprenden en alguna medida, deben efectual un proceso de asimilación de modelos estéticos de adaptación a las circunstancias de nuestra sociedad. Pero en sentido general en nuestra provincia solo se ha asumido la moda, más que la filosofía y los comportamientos relacionados a los Emos.

Ver a medias… y vivir

Los Emos exhiben una imagen diferente a la socialmente aceptada. Es por eso que los varones pertenecientes a ella, no se han escapado de la discriminación, debido en gran medida, a la apropiación de aspectos físicos y estéticos poco convencionales, siendo del mismo modo rechazados, aunque no de igual forma que en otras sociedades.

Imaginen que en una sociedad tan machista como la cubana salgan a la calle varones luciendo un aspecto que rompe completamente con el canon de masculinidad de la isla. Sobre esto comenta Juan Carlos:

El Emo es metrosexual. Le gusta el color rosado, porque significa amor y sensibilidad. Sí, es un color afeminado, pero no implica que yo sea homosexual”

Otras particulares polémicas sobre este estilo consisten en su identificación con patrones estéticos en torno a la delgadez, y su automarginación de la vida social en muchos casos.

 Aunque la tendencia Emo en Cuba tiene sus particularidades, los hombres pertenecientes a ella, no se han escapado de la discriminación, debido en gran medida, a la apropiación de aspectos físicos y estéticos poco convencionales, siendo del mismo modo rechazados, aunque no de igual forma que en otras sociedades

 No solo se identifican más con patrones estéticos en torno a la delgadez, a una ropa específica y a un estilo de peinado sino también con actitudes relacionadas con la depresión, la tristeza y el sufrimiento.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.027 seguidores

%d personas les gusta esto: